Nueva Zelanda

 

 


 

Nueva Zelanda ofrece una belleza natural poco común: montañas glaciares, ríos de corrientes rápidas, profundos lagos de aguas cristalinas, géiseres silbantes y barros que hierven. Alberga numerosas reservas forestales así como desérticas y largas playas; posee también una fauna muy variada, en la que destaca el kiwi, especie característica de estas costas.
Los viajeros en busca de aventura pueden practicar gran número de enérgicas actividades al aire libre, como excursiones, esquí y descenso de rápidos, sin olvidar el deporte favorito de muchos, el puenting.
La población, inmersa en una cultura que aún a lo europeo con las costumbres ancestrales maoríes, destaca por su ingenio y hospitalidad.

GEOGRAFIA, FAUNA Y FLORA

New Zealand posee dos islas principales, la del Norte (North Island, de unos 115.000 kilómetros cuadrados) y la del Sur (South Island, con 151.000 kilómetros cuadrados). La distancia entre ambas islas es de aproximadamente 70 kilómetros, mediante el Estrecho de Cook. Este país posee volcanes extintos como el famoso monte Egmont, y algunos otros como el Ruapehu en tranquila actividad. A su vez, es posible encontrar en la isla, extensos glaciares, hermosos lagos, ríos y fiordos.
A pesar de la tala indiscriminada, todavía pueden contemplarse más de seis millones de hectáreas de bosques de pinos kauri, rimu y totara, que a veces sobrepasan alturas de más de 35 metros. También en la Isla del Sur hay extensas selvas de hayas y abundan los helechos, como el pohutukawa de flor escarlata y el kowhai amarillo intenso. El helecho plateado es un símbolo nacional.
En estas islas habitan grandes y exuberantes plantas tropicales que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. No hay que olvidar, no obstante, que Nueva Zelanda posee bosques autóctonos de hoja perenne, de los que derivan algunas de las especies vegetales más antiguas conocidas en el planeta.
En lo que se refiere a la fauna de este país, destaca especialmente el tuatara, un lagarto o especie de dinosaurio “moderno” de unos 60 centímetros, que habita algunas islas cercanas a la costa. Es la única especie superviviente de una familia de reptiles que se extinguió hace más de cien millones de años.
Por otra parte, el único mamífero nativo es el murciélago. En contraste, la diversidad de aves es apabullante (unas 300), debido al largo aislamiento de las islas, que ha dado a estas especies la oportunidad de reproducirse sin ningún peligro. El kiwi, el pájaro nacional, convive con el tui o pájaro pastor, el weka (gallina silvestre) y el kakapo (lechuza-loro).

CLIMA

El tiempo es variable y a menudo ventoso; sin embargo, las variaciones estacionales no son tan marcadas como en otros países. Los veranos rara vez son demasiado calurosos y, en las regiones costeras, los inviernos son cortos no muy crudos. Se presentan precipitaciones lluviosas durante todo el año, más en invierno que en primavera. La nieve de invierno se limita a las montañas y a los terrenos montañosos, y la mayor parte del país tiene al menos 2.000 horas de luz solar al año.

ARTE Y CULTURA

La primera tradición cultural y artística conocida en New Zealand fue la maorí. Esta es un legado cultural que permaneció a lo largo de la historia a través de poemas, cuentos, leyendas y canciones transmitidos mediante la tradición oral.
Debido al aislamiento físico de New Zealand respecto al resto de la Polinesia, el arte de esta región se desarrolló de manera independiente. El motivo artístico más importante es la doble espiral, la cual es utilizada como base de complejos diseños. La máxima expresión de la cultura maorí se refleja en los motivos tallados en canoas ceremoniales, casas de reunión, mascaras, etc., todos ellos sobre distintos tipos de maderas o piedras; este tipo de tallo posee un profundo significado espiritual para esta cultura.

PARQUES NACIONALES

Existen trece Parques Nacionales y tres reservas marinas que sirven para proteger los tesoros naturales de Nueva Zelanda, manteniendo los paisajes, la flora y la fauna en su estado original. En cualquier punto del país siempre existe un parque nacional a corta distancia.
En la Isla del Norte, no muy lejos de Rotorua, están situados el Te Urewera National Park, el bosque tropical más extenso de Nueva Zelanda y "jardín de Edén" de la costa oriental, así como el solitario Lake Waikaremoana. En el corazón de la Isla del Norte, en la región de las montañas volcánicas, se encuentra el ‘Reino de los Dioses’ con tres volcanes parcialmente activos: el Tongariro National Park, que ha sido elegido por la UNESCO como Patrimonio Universal por su singularidad. Sobre la costa occidental se eleva el volcán Mount Taranaki (también llamado Mount Egmont), que presenta formaciones de lava de más de 100 metros de altura.
El Fjordland National Park es el parque nacional más extenso de Nueva Zelanda, y uno de los más grandes del mundo. Está situado en el sudoeste de la isla del Sur y ha sido también declarado en parte Patrimonio Universal. En el parque se pueden encontrar dos especies casi extintas de aves incapaces de volar: el Takahe y el Kakapo. También en la isla sur está el Westland National Park, famoso sobre todo por sus tres glaciares, denominados Tasman, Franz-Josef y Fox Glacier.
El parque de más reciente creación es el Kahurangi National Park que ocupa gran parte del extremo noroccidental de la Isla del Sur. Otro curioso lugar en la costa oeste son las Pancake Rocks (rocas panqueque) en el Paparoa National Park. También existen tres reservas marinas, destinadas a la protección de la zona del litoral: Bay of Islands, Hauraki Gulf y Marlborough Sounds. 

 
   BUSCADOR
Inscripción a seminarios
Testimonios
Carreras
Becas
Centro de lenguas
Banner Schools
Itinerarios
The University of Queensland
The University of Melbourne
Flinders University
QEAC
Compre aquí su hoteleria y alquiler de auto